Atlas Abogados ha ayudado a un paciente a obtener una indemnización por la negligencia médica de la que fue objeto y que le supuso la pérdida de un testículo por el retraso en el diagnóstico y tratamiento de una torsión testicular tras una cirugía de hernia inguinal.

A continuación, exponemos los hechos del caso (con la advertencia de que se han omitido datos del centro dónde tuvo lugar, habida cuenta de que el acuerdo suscrito contenía una cláusula de confidencialidad):

I.- El día 10 de agosto del año 2017 el paciente ingresó en un centro hospitalario para ser sometido a una intervención con objeto de tratar la hernia inguinal derecha que padecía desde hacía aproximadamente cuatro meses.

II.- La cirugía consistió en una hernioplastia inguinal según técnica de Liehtenstein con malla de polipropileno.Recibió el alta a domicilio el mismo día de la intervención.

III.- El día 13 de agosto el paciente acudió al Servicio de Urgencias del Hospital en cuestión por sufrir dolor intenso e hinchazón en el testículo derecho. En el informe elaborado con motivo de dicha consulta se reflejó:

Varón de 45 años intervenido de forma programada el 10/08 por hernia inguinal derecha no complicada con hernioplastia inguinal según técnica de Liehtenstein con malla de polipropileno. Consulta por presentar en las últimas 48h edema progresivo testicular e inguinal con mínimo hematoma y dolor regular controlado con Paracetamol y Nolotil alternos. No fiebre, pero refiere temperaturas oscilantes entre 35 y 38ºC (pocos picos por encima de 37ºc). No disuria ni hematuria. No vómitos. Conserva deposiciones y ventosea. No salida de líquido por herida

Sin que fuera sometido a una mínima exploración del testículo, ni por su puesto, sin que se llevara a cabo prueba diagnóstica alguna (como una simple ecografía testicular) para determinar el origen del dolor e hinchazón del testículo derecho, recibió el alta.

IV.– El día 17 de agosto de 2018 el paciente acudió a su centro de salud, al objeto de someterse a la primera de las curas de la herida quirúrgica.Ese mismo día, consultó con el médico de atención primaria, que tras realizar una exploración del testículo remitió al paciente de forma inmediata al Servicio de Urgencias del Hospital.

V.- El paciente ingresó en el meritado servicio de urgencias. En el informe elaborado por el Servicio de Urología se recogió como enfermedad actual:

Paciente con antecedentes de cirugía programada de hernia inguinal el 10/8/18 que acude por dolor testicular. Describe dolor punzante en aumento desde el día de la intervención, así como testículo indurado y ascendido. Asimismo, ha venido presentando febrícula de hasta 37.8ºC y molestias miccionales. El día 13/08/2018 acudió a este mismo servicio por el mismo motivo, siendo diagnosticado de evolución postquirúrgica normal. Hoy acude derivado por su MAP por persistencia de síntomas y empeoramiento de la induración testicular.

Ante los hallazgos de la exploración, se decidió realizar, entre otras pruebas diagnósticas, una ecografía testicular.

El teste derecho es de tamaño normal con ecogenicidad levemente heterogénea globalmente disminuida. La cabeza del epidídimo derecho se encuentra engrosada. Moderada cantidad de hidrocele tabicado derecho y discreto engrosamiento de cubiertas. En el estudio Doppler se objetiva practica ausencia de vascularización testicular y epididimaria lo que sugiere compromiso vascular postquirúrgico/torsión testicular.

En la valoración del cordón espermático se aprecia distorsión a nivel distal sin clara imagen de remolino, con hipervascularización en la porción más proximal del cordón y ausencia de vascularización distalmente.

Conclusión:

Hallazgos compatibles con isquemia testicular derecha aguda/subaguda, valorar complicación post herniorrafía y/o torsión testicular derecha.

VI.- En vista de los hallazgos evidenciados en la ecografía, se informó al paciente de la necesidad de ser sometido a una intervención urgente. En efecto, ese mismo día fue operado, reflejándose en el protocolo de la intervención:

Exploración urgente en quirófano de testículo derecho objetivándose la presencia de isquemia de testículo derecho y cordón espermático derecho sin objetivarse vueltas del cordón que tras lavado con suero caliente durante 10 minutos no se objetiva revascularización, por lo que se realiza orquiectomía derecha.

El acuerdo alcanzado supone una indemnización para el paciente, por entenderse tal y como se planteó en la reclamación inicial que constituyó una negligencia médica no realizar exploraciones y pruebas diagnósticas durante la consulta con el servicio de urgencias del día 13 de agosto, lo que habría permitido el diagnóstico precoz de la torsión y por tanto haber evitado la pérdida del testículo del paciente.