Discapacidades por negligencias médicas


El término discapacidad puede definirse como la falta o limitación de alguna facultad física o mental que, a su vez, imposibilita o dificulta el desarrollo normal de la actividad de una persona.

Las causas de una discapacidad pueden ser de muy diversa índole, tanto propias de tipo congénito, como generadas por cuestiones externas, como por ejemplo accidentes o (por lo que nos interesa aquí) negligencias médicas.

Aunque por suerte la inmensa mayor√≠a de lo errores que se cometen en los centros sanitarios espa√Īoles, son nimios y no tienen una repercusi√≥n relevante en la vida y salud del paciente, hay casos en los que desgraciadamente si los tienen, pudiendo originar desde diversos tipos de discapacidades (ceguera, anosmia par√°lisis, paraplej√≠as, hemiplejias, lesiones cerebrales‚Ķ) hasta el fallecimiento.

Es en estos casos, cuando será recomendable contactar con un despacho de abogados negligencias médicas para que nos preste un asesoramiento integral, que nos permita conocer si efectivamente hemos sido víctimas de una negligencia médica y, lo que es casi más importante desde un punto de vista jurídico, si puede acreditarse la existencia de esa negligencia médica.

Si, en efecto, hemos sido v√≠ctima de una negligencia m√©dica, tenemos derecho a ser indemnizados, en una suma que suponga a una ‚Äúreparaci√≥n integral‚ÄĚ del da√Īo que nos ha sido generado, englob√°ndose dentro de este concepto: las secuelas f√≠sicas o ps√≠quicas, el perjuicio est√©tico, los da√Īos psicol√≥gicos, los perjuicios econ√≥micos y patrimoniales, el periodo de incapacidad temporal, la concesi√≥n de una incapacidad laboral y, por supuesto, los da√Īos morales.

 

Solicitar reconocimiento de discapacidad

Si se nos ha ocasionado una discapacidad, es muy importante solicitar el reconocimiento de la misma por el √≥rgano¬† de la administraci√≥n competente¬† (por ejemplo, en el caso de Madrid ser√≠a a la Consejer√≠a de Pol√≠ticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad). Con ello, podemos obtener adem√°s del reconocimiento expl√≠cito de nuestra situaci√≥n, determinadas ventajas fiscales y, sobre todo, un elemento de prueba para acreditar la entidad del da√Īo que se nos ha generado por el error m√©dico.

Deja un comentario