El médico de cabecera o médico de atención primaria, al igual que cualquier otro facultativo, puede y de hecho (desgraciadamente) comente errores en el desarrollo de su actividad profesional.

La atención primaria, es sin duda, una de las ramas que, a juicio de quien suscribe resulta más compleja y, tal vez, la más expuesta para el profesional médico. A diferencia de lo que ocurre con otras especialidades, el medico de cabecera, tiene que valorar multitud de problemas, enfermedades y patologías. Se constituye como el primer filtro en la asistencia a un paciente, y entre otras muchas tareas, debe a diario en cuestión de minutos, discriminar patologías potencialmente graves que requieren la derivación a especialistas o la realización de pruebas diagnósticas, de otras banales y autolimitadas. Su papel dentro sistema sanitario resulta capital.

 

El número de demandas por mala praxis en atención primaria es sensiblemente inferior que en el resto de especialidades

Teniendo presente el gran número de consultas que se atienden a diario en los centros de atención primaria de nuestro país, existe un número considerable de procedimientos judiciales que cuestionan la praxis de los médicos de cabecera. Sin embargo, en términos porcentuales, puede afirmarse que el número de demandas en el caso de la atención primaria es sensiblemente inferior que en el resto de especialidades.

Quizá el caso patognomónico de negligencia médica en asistencia primaria sea el que se produce cuando se dejan de realizar interconsultas o solicitar pruebas diagnósticas indicadas en vista del cuadro clínico que presenta el paciente. Estos son algunos ejemplos:

  • Paciente que acude tres días consecutivos a consulta aquejado de vómitos, diarrea, dolor de cabeza, dolor de espalda y dificultad respiratoria al que no se le realiza exploración y se le diagnostica erróneamente una gastroenteritis cuando en realidad padecía una neumonía bilateral que supuso un shock séptico y la amputación de tres miembros.
  • Paciente que acude en diversas ocasiones por cambios en el habito intestinal con pérdida de peso sin que se solicitase interconsulta con digestivo al que finalmente le fue diagnosticado un cáncer de colón.
  • Paciente que comenzó con migrañas que no cedían a los tratamientos pautados y que finalmente fue diagnosticada de un tumor cerebral.
  • Paciente que acude con fuertes dolores de cabeza al que no se le realiza una exploración física reglada (entre otras no se comprobó la rigidez de nuca) y que horas mas tarde fue diagnosticado de una meningitis.