Tras trece años de andadura como el único despacho de España dedicado en exclusiva a las negligencias médicas, hemos creído oportuno mencionar algunos de los casos más relevantes acontecidos en la sanidad española.

 

Fallecimiento de una menor de dos años en el Hospital Comarcal de Vinaròs

Uno de los más graves de cuantos han tramitado nuestros abogados para negligencias médicas, fue el acaecido en diciembre del año 2018 en el Hospital Comarcal de Vinaròs dónde, como consecuencia de un error en la administración de la fluidoterapia pautada (se administró suero glucosado al 50% a una velocidad de 250 ml/h durante casi una hora) a una menor de tan solo dos años, se le ocasionó un coma hiperglucémico que llevó a su fallecimiento. Este asunto se encuentra aún en vía judicial. El diario El País, se hizo eco de este caso (puede acceder al artículo haciendo clic aquí).

 

Suicidio de un joven de 20 años ingresado en la habitación de seguridad del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid

Otro de los asuntos más graves tuvo lugar en el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid. Un joven que apenas llegaba a los 20 años de edad, se suicidó mientras permanecía ingresado en la habitación de seguridad de la planta de psiquiatría. Estos hechos supusieron la condena penal del enfermero y de las dos auxiliares de enfermería que estaban obligados a vigilarlo 24 horas al día.  El diario El País, se hizo eco de este caso.

 

Fallecimiento de un menor en Complejo Hospitalario San Millán San Pedro de Logroño

El tercero de los procesos más graves fue el de un menor con escasos 3 años de edad. Fue intervenido en Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid mediante láser de CO2 para extirpar la membrana laríngea que provocaba la obstrucción de la vía respiratoria. A los tres días de la intervención, ya de nuevo en Logroño, los padres decidieron acudir al Servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario San Millán San Pedro por empeoramiento del pequeño. Ese mismo día recibió el alta a domicilio.

Al día siguiente el niño siguió empeorando por lo que sus padres le llevaron a su médico pediatra, quién les aconsejó trasladarle al Servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario San Millán San Pedro. Con el diagnostico de laringitis aguda moderada post intervención quirúrgica fue ingresado en planta para su observación clínica y tratamiento. Esa misma tarde, según se constató en las notas de enfermería, el pequeño, a pesar de las medidas instauras, presentaba una importante dificultad respiratoria llegando a perder el conocimiento a las 16:36 horas. Sin embargo, no fue hasta aproximadamente las 20:00 horas cuando, en una situación ya crítica, no se decidió intubar al pequeño.

La inflamación de la laringe era tal que la intubación resultó imposible por lo que el menor sufrió una parada cardiorrespiratoria de la que consiguió salir (aunque con severísimas lesiones), por lo que poco después de su traslado al Hospital Virgen del Camino de Pamplona, se certificó la situación de muerte cerebral del pequeño. Este caso ha sido publicado por el diario La Rioja, puede accederse al artículo en cuestión haciendo clic aquí.

 

Fallecimiento de una mujer por un error en la sueroterapia

El siguiente de los casos tramitados por nuestros abogados para negligencias médicas tuvo lugar en el Hospital Universitario Infanta Cristina de Parla. Se produjo el fallecimiento de una mujer como consecuencia de que el personal de enfermería del servicio de urgencias no se cercioró del suero que administró a la paciente, de tal manera que en lugar de administrar un suero glucosalino al 20% administró un suero salino hipertónico al 20%, lo que supuso una hiperpotasemia de la paciente y su posterior fallecimiento a consecuencia del daño cerebral generado. La agencia Europapress, se hizo eco de este caso (accede al artículo).

 

Hipoxia cerebral de un recién nacido por retraso en la realización de una cesárea

Para finalizar, podemos citar dos asuntos muy similares acaecidos en Cuenca y Ciudad Real respectivamente, en los que dos recién nacidos sufrieron una hipoxia cerebral severa a consecuencia del retraso en la indicación de la cesárea. En consecuencia, se les ocasionó una tetraparesia espástica. El diario de Albacete se hizo eco de ello, puede acceder al artículo aquí.