Negligencias médicas meningitis.

La meningitis se define como “la inflamación del tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal, llamada meninge. Existen varios tipos de meningitis. La más común es la meningitis viral, que ocurre cuando un virus penetra en su organismo a través de la nariz o la boca y se traslada al cerebro. La meningitis bacteriana es rara, pero puede ser mortal. Suele comenzar con bacterias que causan infecciones parecidas a la gripe.”

La meningitis es una emergencia médica, el diagnostico y tratamiento precoz es vital para evitar el fallecimiento y secuelas severas. Por ello, existen protocolos y documentos de consenso elaborados por las grandes sociedades científicas que determinan, de forma clara e inequívoca, cuáles deben ser las pautas de actuación cuando existe la sospecha diagnostica de una meningitis. Las actuaciones que se aparten de dichas recomendaciones pueden ser constitutivas de una negligencia médica.

Los síntomas que permiten sospechar una meningitis son entre otros: dolor de cabeza, fiebre, náuseas o vómitos, somnolencia, focalidad neurológica.

Ante la más mínima sospecha de una meningitis, es vital realizar una exploración física detallada en al que deberá, entre otras, examinarse la rigidez nucal (se lleva el mentón en dirección al tronco, cuando resulta imposible doblarlo existe rigidez de nuca), exploración sencilla, y que en caso de resulta positiva, permite, casi con seguridad, diagnosticar una meningitis.

En caso de existir uno o varios de los síntomas descritos y la rigidez de nuca, es IMPERATIVO realizar analítica de sangre, hemocultivo, punción lumbar en iniciar tratamiento antibiótico de forma precoz. De la adopción de dichas de medidas de forma urgente depende la vida del paciente.

En los casos de meningitis, las negligencias médicas mas habituales son las siguientes:

  1. Error/retaso diagnóstico: En este supuesto, la negligencia médica tiene lugar, bien como consecuencia del error del facultativo al no interpretar correctamente los síntomas, bien, por la omisión de pruebas y exploraciones protocolizadas. La pirámide diagnóstica implica que ante una sintomatología compatible con diversos padecimientos, deben ir descartándose de forma progresiva, eliminando en primer lugar los de mayor gravedad hasta alcanzar el diagnóstico. Por ello, cuando el cuadro clínico de un paciente puede corresponder, entre otras dolencias, a una meningitis, es necesario realizar exploraciones y pruebas tendentes a confirmar/descartar esta patología en primer lugar.
  1. No realización de pruebas diagnósticas. Se da cuando a pesar de existir signos y síntomas que orientan el diagnostico hacía una meningitis no se llevan a cabo aquellas medidas indicadas, por ejemplo, la realización de una punción lumbar.
  1. Administración prematura de antibióticos: En este caso la negligencia médica no vendría por el retraso en la administración del tratamiento antibiótico. Al contrario, lo que constituye un error medico en este supuesto es administrar el tratamiento antibiótico, antes de haber extraído muestras de sangre para realizar un cultivo, y antes de realizar una punción lumbar. ¿La razón de ser? Es preciso obtener una muestra de forma previa a la administración de antibióticos, pues de lo contrario, los cultivos que se realicen pueden resultar negativizados por el efecto del antibiótico, con lo que se priva de la posibilidad de conocer el agente causante de la infección y, por tanto, de determinar el antibiótico más indicado para combatirlo.
  1. También nos encontramos con negligencias medicas una vez alcanzado el diagnóstico. En estos casos, la más habitual es el retraso en la adopción de medidas de primer y segundo nivel para prevenir el daño cerebral como consecuencia del aumento de la presión intracraneal que la meningitis puede producir. Cuando un paciente con diagnostico de meningitis, presente síntomas de un incremento de la presión intracraneal (PIC) es prioritario implantar un sensor que mida la presión intracraneal y en caso de que la misma esté por encima 15 mg/kg/h adoptar las medidas protocolizadas para el control de la presión intracraneal (corticoides, inducción coma….)

Los daños que las negligencias médicas enunciadas pueden acarrear para el paciente que sufre una meningitis van desde el fallecimiento hasta lesiones cerebrales severas.

Si ha sufrido un daño o la pérdida de un familiar como consecuencia de las negligencias médicas descritas, le recomendamos que consulte con un abogado especialista en derecho sanitario.

 

Atlas Abogados especialistas en negligencias médicas.

Consulte su caso de forma gratuita.