Si hablamos de negligencias médicas del aparato digestivo, podemos referirnos a una lista casi ilimitadas de supuestos. Para hacernos una idea, las enfermedades del aparato digestivo son probablemente la primera causa de consulta en los servicios de urgencias y dentro de las mismas se engloban una pluralidad importante de patologías que van desde los tumores, las isquemias, intolerancias, infecciones…

Una primera cuestión importante en los supuestos de negligencia médica relacionados con enfermedades del aparato digestivo son los protocolos que habitualmente se tienen en cuenta a la hora de valorar la corrección o no de una concreta asistencia sanitaria. En España quizá la sociedades mas importantes a este respecto sean la Sociedad Española de Patología Digestiva y la Sociedad Española de Cirujanos.

Casos habituales de negligencias médicas relacionadas con el aparato digestivo

1- Retraso diagnóstico de cáncer. En especial cáncer de colon. Quizá sea uno de los casos mas habituales cuando nos referimos a errores médicos relacionados con el aparato digestivo. Suelen ocurrir en los distintos niveles asistenciales, pero son especialmente relevantes en el ámbito de la asistencia primaria, por demoras en la indicación de pruebas diagnósticas o en la remisión a servicios especialistas.

2- Retraso diagnóstico de apendicitis. Suelen darse especialmente en los servicios de urgencias hospitalarias, y suponen que por la falta de realización de pruebas y exploraciones se pase por alto la existencia de dicha patología permitiendo su evolución hacia una peritonitis, patología especialmente grave y que en no pocos casos lleva al fallecimiento del paciente.

3- Retrasos diagnósticos de isquemia intestinal. Es un caso relativamente recurrente, y supone que por no realizar las exploraciones y pruebas diagnósticas indicadas (o incluso en su incorrecta interpretación) se pase por alto el diagnóstico de esta grave patología, que en caso de producirse llevará al fallecimiento del paciente en un altísimo porcentaje de casos.

4- Retraso de perforación de vísceras. Es un caso muy similar al del retraso en el diagnostico de una apendicitis, si bien, suele darse con mayor frecuencia en personas de avanzada edad o con patología digestiva previa.

5- Errores en las cirugías. Iatrogenias inadvertidas. Es decir, cuando una cirugía se lleva a cabo de forma manifiestamente errónea por ejemplo dañando de forma grave e injustificada órganos vecinos.

6- Retraso en diagnósticos de complicaciones postoperatorias. Suele ser una causa habitual de reclamación. Las cirugías del aparato digestivo, en ocasiones son realmente complejas, y el hecho de que acontezca alguna complicación postoperatoria no tiene porque implicar per se, que se haya llevado a cabo de forma errónea. Sin embargo, el hecho de que una complicación no sea diagnosticada de forma precoz si que puede constituir una negligencia médica. Un caso frecuente suele ser el de la dehiscencia de las suturas quirúrgicas internas en supuestos en los que se ha extirpado parte del esófago o del aparato intestinal, y que supone la salida a la cavidad torácica o abdominal del contenido del aparato digestivo dando lugar a una infección grave.

7- Colonoscopias. En estos casos, el hecho de que se produzca una perforación intestinal durante la realización de la prueba, no tiene porque suponer que se trate de una negligencia (salvo que estemos ante un caso flagrante y con perforaciones reiteradas y graves), pero lo que si pude constituir una negligencia médica, es no proceder con la firma del consentimiento informado (cuando de la prueba resulta algún mal para el paciente) o también cuando se produce una perforación y esta no es diagnosticada de forma precoz.