Denunciar a un médico no es una cuestión sencilla y que deba tomarse a la ligera. Antes de hacerlo es preciso confirmar, sin genero de dudas, que puede acreditarse la existencia de una actuación contraria a la lex artis ad hoc. En caso contrario, estaremos malgastando nuestro tiempo, nuestro dinero y dañando injustificadamente la imagen y la reputación del facultativo en cuestión.

Podemos reseñar un dato estadístico basado en nuestra experiencia: solo en una tercera parte de los casos que llegan a nuestro despacho es posible acreditar la existencia de una negligencia médica (solo esos casos son llevado finalmente a juicio). Esto no quiere decir que en el resto no exista una mala praxis, sino tan solo que no puede acreditarse, lo que resulta esencial para que un procedimiento judicial pueda prosperar.

Sin embargo, hay casos, en los que esto no será posible y deberemos denunciar a un médico sin conocer a ciencia cierta si puede no acreditarse la existencia de una mala praxis. Por ejemplo, cuando seamos conscientes de que la negligencia médica está ocurriendo en ese momento y estemos a tiempo de impedirla, o también, cuando el plazo para reclamar este a punto de prescribir y no dispongamos de la historia clínica…

Ahondando en lo anterior, una situación que suele darse, es aquella en la que el médico quiere proceder al alta de un paciente cuando las circunstancias no lo aconsejan (puede acceder haciendo clic aquí a una entrada previa de nuestro blog sobre el alta prematura), o cuando, por ejemplo, se niega realizar una derivación a un especialista o solicitar una prueba diagnóstica.

 

Denunciar a un médico, último recurso

Denunciar a un médico, debe ser en todos los casos el último recurso. Fundamentalmente por dos razones: la primera porque si aun nos sigue tratando, la relación médico paciente puede verse afectada y, en segundo lugar, porque puede que la denuncia resulte infundada.

Por denuncia, no nos referimos expresamente a una denuncia penal, sino que empleamos dicho termino en un sentido amplio, refiriéndonos por ejemplo a escritos a la gerencia del centro, del servicio de salud, al colegio de médicos…. Y solo en aquellos casos más graves, cuando la vida e integridad del paciente corre peligro, a la denuncia policial o judicial.

En los supuestos empleados con anterioridad como ejemplo (médico que quiere proceder al alta de un paciente o que se niega a solicitar una prueba diagnóstica) sin tras consultar con el médico, seguimos considerando errónea su decisión y la única opción que queda es denunciar los hechos a la gerencia del centro o a instancias superiores, solicitando amparo ante tal situación con el fin de evitar las consecuencias y prevenir que la posible negligencia médica se acabe materializando.

 

Denuncia a un médico por riesgo de prescripción

Otro supuesto en el que puede proceder realizar una denuncia a un médico sin haber determinado de forma fehaciente que puede acreditarse la existencia de una negligencia médica, es aquel en el que el plazo para poder reclamar está a punto de expirar y no disponemos de la documentación clínica para su análisis por parte de un abogado experto en derecho sanitario y de un perito médico.

Sin duda no es la situación idónea pero, si llega darse el caso, no quedaría más remedio que realizar la oportuna de denuncia para paralizar el plazo. Y de este modo poder obtener copia de los documentos necesarios para el estudio del asunto.

¿Cómo denunciar a un médico?

Cómo denunciar a un médico dependerá de dónde se haya producido la negligencia médica (sanidad pública o sanidad privada y, dentro de esta asistencia, al amparo de un seguro de asistencia sanitaria o privada), y sobre cuál sea la finalidad del procedimiento (una indemnización económica o una indemnización económica y la imposición de una pena). Los procedimientos existentes son:

  1. Procedimiento civil para denunciar una negligencia médica. Aquellos casos en los que la negligencia tiene lugar en un centro privado o en un centro público cuando se emplee la acción directa con la compañía aseguradora.
  2. Procedimiento administrativo para denunciar una negligencia médica. Aquellos casos en los que la negligencia tiene lugar en un centro público o en uno concertado al que se haya sido remitido como beneficiario del servicio público de salud.
  3. Procedimiento penal para denunciar una negligencia médica. Se puede emplear tanto si la negligencia tiene lugar en la sanidad pública o privada.