Sin duda el servicio de urgencias es, de todos los servicios de un centro sanitario, en el que más negligencias médicas se producen. Las razones que lo explican son esencialmente dos: la sobresaturación de pacientes en la mismas unido a la falta de personal, así como al hecho de que, en escaso margen de tiempo, deben diferenciarse patologías banales de aquellas otras que pueden comprometer la salud e incluso la vida del paciente, cuando en muchas ocasiones un padecimiento de uno u otro tipo cuentan con síntomas similares.

 

Negligencias médicas más habituales en urgencias

Hemos de significar en este punto que las negligencias médicas en los servicios de urgencias suelen ser mayoritariamente por error de diagnóstico. Y suelen darse en aquellos casos en los que la clínica de la patología o enfermedad que aqueja al paciente no es del todo clara y precisa. En estos casos, que son la mayoría (pues desgraciadamente las enfermedades no siempre se manifiestan con toda la sintomatología descrita en los libros), es en los que el médico debe prestar especial atención a la pirámide diagnostica, realizando las exploraciones y pruebas que resulten precisas para ir descartando de forma progresiva aquellas patologías que pueden comprometer la vida o la integridad del paciente.

1- La clínica que puede presentar un paciente que esté sufriendo un infarto puede ser mas o menos típica. Sin embargo, dada la gravedad de la patología, en caso de que exista la más mínima sospecha, deben realizarse las pruebas y exploraciones protocolizadas (electrocardiograma, analítica de enzimas cardiacas…) De no ser así, y cometerse error de diagnóstico estaríamos ante una negligencia médica.

2- Un caso muy habitual es del error de diagnóstico en los supuestos de un aneurisma de aorta abdominal. La más mínima sospecha debe llevar a realización de las pruebas oportunas para descartarlo. En caso contrario, si el aneurisma finalmente se rasga, la tasa de mortalidad es extraordinariamente alta.

3- Isquemias intestinales y otras patologías digestivas. El dolor abdominal es probablemente la clínica con la que mas pacientes acuden a un servicio de urgencias. El mismo puede ser originado por una patología banal como una gastroenteritis, pero también por patologías extremadamente graves, como la isquemia intestinal, la perforación de víscera hueca, apendicitis, peritonitis… El hecho de que el paciente acuda a urgencias en el momento inicial cuando la clínica todavía no resulte del todo sugestiva, debe alertar al médico y hacerle actuar con cautela tomando las medidas que resulten oportunas (como pruebas diagnósticas e incluso la permanencia en observación durante un periodo adecuado hasta cerciorarse de que no se trata de una patología grave).

4- Por increíble que parezca, son numerosos los casos en los que hoy día se produce un error de diagnóstico en un paciente aquejado de meningitis, sobre todo por no realizar (o no saber realizar de forma correcta) exploraciones como la rigidez de nuca, o por no realizar analítica y cultivos.

5- No son pocos los pacientes que están sufriendo un Ictus y que, por la deficiente exploración y anamnesis, salen de urgencias con un diagnóstico diferente. Ello, puede suponer, y de hecho supone en la mayoría de los casos, severas secuelas para el paciente, cuando no su fallecimiento.

6– Neumonía. La neumonía es una patología de importante gravedad. En ocasiones, su forma de presentación puede ser sibilina, y requerir especial atención para su diagnóstico. Un alta precipitada, sin cerciorarse de su presencia, puede tener fatales consecuencias que van desde el fallecimiento hasta infecciones generalizadas que supongan incluso amputación de extremidades.

7- Síndrome cola de caballo por presión medular. Un caso que se da con cierta frecuencia es el de pacientes afectos de un síndrome de cola de caballo que, por una deficiente exploración y omisión de pruebas diagnósticas, es diagnosticado de lumbalgia.

8- Torsión testicular. Es un supuesto clásico y que por desgracia se repite muy a menudo: varón que acude a urgencias con dolor de escroto agudo, al que no se realizan las exploraciones y pruebas indicadas (maniobra de Prehn, ecografía testicular…) y, en consecuencia, se comete un error diagnóstico que en la inmensa mayoría de los casos supone la perdida del testículo afecto.

Algunas otras sentencias obtenidas por Altas Abogados en casos de negligencias médicas en servicios de urgencias:

  1. Ceguera bilateral por error diagnostico en urgencias.
  2. Encefalitis herpética.
  3. Artritis séptica no diagnosticada en urgencias (haga clic aquí).
  4. Daño medular debido a graves omisiones en el Servicio de Urgencias.