Las dos principales causas de muerte en el mundo occidental son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. La tercera de ellas, incluso por delante de los accidentes de tráfico, son las negligencias médicas. Este es el alarmante dato que arroja un estudio realizado en Estados Unidos cifra en 210.000 y 400.000 el número de muertes por negligencia en aquel país.

 

¿Es extrapolable este dato a España?

En nuestra opinión así es. De hecho así lo apuntan algunos especialistas del sector, que sitúan entre 25.000 y 35.000 las muertes por negligencia en nuestro país, y entorno a 600.000 españoles al año los que sufren daños de mayor o menor entidad a consecuencia de los errores médicos.

El principal problema al que nos enfrentamos es la ausencia de reconocimiento de este hecho por parte de las administraciones públicas y la consiguiente opacidad que a este respecto existe. Solo conociendo los datos reales, podremos hacernos una idea de la magnitud que este hecho tiene en nuestra sociedad.

Cuando el número de fallecidos en accidentes de circulación supera los mil muertos al año, parece desencadenarse una situación de emergencia nacional. Sin embargo, cuando según los expertos, puede haber en España hasta 35.000 muertes al año por negligencia de los profesionales sanitarios, no se adoptan medidas extraordinarias por las administraciones competentes (Ministerio de Sanidad y las diecisiete consejerías de sanidad autonómicas).

Un dato significativo es que la mayoría de comunidades autónomas están teniendo serias dificultades para contratar seguros de responsabilidad civil que cubran las indemnizaciones en caso de que resulten condenadas. De hecho, existen varias de ellas, en las que los concursos públicos han quedado desiertos. Se deduce que el riesgo es inasumible para las grandes compañías aseguradoras.

Se hace imperiosa la adopción de medidas urgentes para abordar este problema, que deben pasar por la elaboración de estadísticas que permitan conocer la dimensión real del problema, mayor dotación en medios humanos y materiales, así como mejora en la formación de los profesionales.

 

¿Se denuncian todos los casos de muerte por negligencia?

Lo cierto es que, si se estudian las estadísticas elaboradas por el Ministerio de Justicia a propósito del número y tipo de procedimientos que se inician cada año en nuestro país, parece evidenciarse una discordancia entre los datos de muerte por negligencia médica que manejan los expertos, y el número de procedimientos instados por una negligencia. Aunque las razones que lo explican pueden ser varias, sin duda la principal es que la inmensa mayoría de las personas que sufren un error médico, no son (ni lo serán) conscientes de ello. Dicho desconocimiento, supone, lógicamente, que no se reclame. Por ello, ante la más mínima duda, es aconsejable contactar con un abogado experto en la materia, para que te asesore al respecto.